Cómo funcionan los mercados: psicología y ciclos

Todos los comerciantes son seres humanos (recuerde que todavía no existe ningún robot que pueda proporcionar resultados comerciales positivos de manera constante). La psicología humana, por lo tanto, juega un papel importante en cualquier mercado financiero, ya sea acciones, bonos, divisas o materias primas.

Los ciclos económicos, que corresponden a períodos de precios más altos y más bajos, varían en naturaleza. Algunos de ellos pueden atribuirse a la psicología del mercado. Vea como funciona. Cuando un número creciente de personas ingresa a un mercado determinado con una posición larga, ya sea Bitcoin en 2017 o la industria de TI a finales de los 90, se puede esperar que el precio muestre un crecimiento constante con poco o ningún retroceso. Como resultado, se crea una ilusión de crecimiento sin fin. Lo que sigue es histeria total. En la década de 1990, muchos expertos en inversiones famosos calificaron a la TI como “la única industria que todavía merece su dinero”. Lo mismo sucedió con Bitcoin hace un año o más. Cuando el precio de un activo en particular muestra ganancias de tres dígitos, a los ojos de ciertos expertos, de repente se convierte en el Santo Grial del comercio. Sin embargo, la realidad es todo lo contrario. Cuanto más rápido sea el crecimiento, mayor será la probabilidad de un colapso repentino. Bitcoin y la burbuja de las puntocom no son una excepción. Por lo tanto, es aconsejable considerar una cartera diversificada.

Cuando el precio del activo (ya sea una acción, un producto básico, una criptomoneda o cualquier otra cosa) va mucho más allá de su valor intrínseco, en otras palabras, el valor real, comienza la cuenta atrás. Tarde o temprano, el mercado revelará que no hay más potencial de crecimiento y el que sea sabio comenzará a retirar su dinero del activo.

Lo mismo se aplica a los períodos de recesión económica. El público en general (que es el principal responsable del fenómeno de la psicología del mercado) está ansioso por vender cuando el precio de los activos comienza a desplomarse. Lo que constituye una oportunidad lucrativa de comprar a un precio bajo para un profesional, se convierte en un baño de sangre para los traders que no están preparados.

Es difícil evitar la tentación de mantener esa posición rentable un poco más y, por supuesto, no es necesario cerrar posiciones a largo plazo de una vez. Sin embargo, es importante estimar las perspectivas de crecimiento futuro. Al estimar el precio objetivo, los niveles de soporte y resistencia, puede comprender mejor cuánta energía queda en el activo que está negociando.

La misma lógica se aplica a plazos más cortos, ya que la mayoría de los indicadores de análisis técnico tienen en cuenta los principios de la psicología de masas. Lo que sube debe caer y lo que baja debe volver a subir. Al predecir el sentimiento del mercado, podrá predecir el comportamiento de otros operadores y, por lo tanto, el precio del activo. Puede parecer cursi, pero para negociar con éxito, debe pensar como otras personas y predecir sus actitudes. Y aquí es donde entra en juego la psicología del mercado …

NOTA: este artículo no es un consejo de inversión. Cualquier referencia a movimientos o niveles históricos de precios son meramente informativos y se basan en análisis externos, y no garantizamos que dichos movimientos o niveles puedan repetirse en el futuro.